Search

Beneficios para la salud de ir a la playa

Beneficios para la salud de ir a la playa

Además de los beneficios por todos conocidos como relajarse y desconectar del estrés cotidiano, el agua del mar, el sol y la arena tienen múltiples beneficios para nuestro cuerpo. Ir a la playa apetece casi siempre, e incluso casi podríamos decir que también es una necesidad porque lo de escaparse unos días a rebozarse en arena y sal resulta que también es beneficioso para nuestra salud.

La llamada talasoterapia, tal y como la definen desde la Sociedad Española de Hidrología Médica (SEHM), es “la utilización con fines terapéuticos del agua del mar junto al clima marítimo”, teniendo en cuenta elementos como el bioclima marino (más concretamente la exposición de manera metódica y sistemática al sol, denominada helioterapia, y la climatoterapia marina, utilizando la atmósfera, temperatura, humedad, vientos, presión barométrica, etc.); el agua de mar; los lodos y algas marinas; además de la arena y todas las demás sustancias de origen marino cómo el placton y phitoplacton.Su utilización con fines terapéuticos, por parte de médicos expertos, en enfermedades reumáticas, traumatológicas, dermatológicas, del sistema respiratorio o del sistema venoso y linfático y venoso, entre otras, demuestra que la naturaleza a veces puede hacer mucho por nosotros. Es por ello que si bien ir a la playa no tiene los mismos efectos que acudir a un centro especializado, sí que puede aportarnos algunos beneficios a tener en cuenta:

-Relajarse y dormir mejor: la ionización negativa de la brisa marina aumenta los niveles de serotonina, con lo que comienza a disminuir los niveles de ansiedad. Todo ello sumado a que el ejercicio físico que se realiza durante la natación, favorece el enlentecimiento del ritmo cardíaco, una mejor oxigenación de los tejidos y mejora la circulación periférica. Pero es que además el sol y el calor tienen efectos sedantes, por lo que tras un baño, la fatiga acumulada por el esfuerzo facilita la relajación y la inducción al sueño.

-Mejorar las articulaciones con un paseo: se mejora la propiocepción en las articulaciones del pie, rodilla y cadera, a la vez que regenera la piel de la planta del pie y, si vamos mojándonos las extremidades inferiores, refrigeramos el organismo, ya que desde la planta del pie se bombea la sangre hacia el corazón, apunta el experto. Así, este paseo a un buen ritmo, es decir, a unos 5-6 Km/h, va a ir adaptando nuestro organismo y tonificando la musculatura de piernas y muslos. Incluso, si hacemos un poco de esfuerzo y subimos un poco de pendiente también se tonificarán los glúteos.

-Relajación muscular con las olas: Si pasear nos ayuda a mejorar las articulaciones, parece que nadar, mejora nuestra musculatura, y es que el golpeo de las olas contra nuestro cuerpo actúa a modo de masaje, provocando una relajación muscular. La cuestión es que al estar dentro del agua nuestro peso disminuye, con lo que podemos mover rodillas y cadera con una carga menor, lo que beneficia la nutrición del cartílago, a la vez que no se le daña si estamos pasados de peso. También tendremos el beneficio provocado por mejorar el retorno venoso y realizar un buen drenaje linfático, todo ello debido a la mayor presión que hay a mayor profundidad.

-La brisa marina mejora nuestra circulación: al respirar esta brisa marina el ritmo cardíaco se hace más lento y mejora la circulación periférica, aumenta la amplitud de los movimientos respiratorios, mejorando la ventilación pulmonar, aumenta la hemoglobina y hematíes y fijación de oxígeno. El aire marino, además, produce ozono de forma natural con propiedades bactericidas que también previene enfermedades respiratorias.

-La química natural: Al contrario que el agua dulce, el agua salada tiene una composición mucho más compleja y de hecho adquiere su característico sabor salado por la alta concentración de sales minerales que están disueltas, rica en cloruros, sodio, magnesio, calcio, potasio, yodo, etc. Esta riqueza mineral aporta diferentes efectos sobre el organismo, entre los cuales  destaca la acción antialérgica sobre la piel y el aparato respiratorio; la acción descontracturante muscular; la relajación del sistema nervioso; la reactivación circulatoria de los tejidos; el efecto antioxidante para paliar el envejecimiento de la piel; la acción oxigenante a nivel celular; la fijación del calcio en procesos de osteoporosis; la mejora del ritmo cardíaco y la mejora la función muscular.

 

beneficios salud playa