Search

Consejos para ir a la playa con niños

La playa es un lugar ideal para acudir en familia todos los veranos. Sin embargo, es recomendable que, si los papás y las mamás van con niños tengan en cuenta unas mínimas recomendaciones que, aunque parezcan muy obvias, a veces pueden ahorrarles más de un quebradero de cabeza o algún tipo de riesgo que pueda afectar a sus hijos. Por ello, a continuación aparecen 10 sencillos consejos que se deberían de tener en cuenta para que toda la familia disfrute de la estancia en la playa, pero que a veces se pueden olvidar:

Primero. No acudir a tomar el sol en las horas centrales del día.

Lo más común, es ver como muchas familias van a pasar el día a la playa, desde por la mañana hasta que se hace de noche. Sin embargo, es bueno tener en cuenta que los rayos de sol, entre las 12:00h. y las 17:00h., es cuando resultan verdaderamente peligrosos para la piel y, más aún, cuando hablamos de niños, cuyas características cutáneas los hacen aún más vulnerables ante las radiaciones, lo cual resulta altamente peligroso.

Por tanto, es recomendable que acudamos a la playa en familia a primera hora de la mañana, antes del mediodía o después de las 17:00h. en que los rayos solares no tienen la misma intensidad.

Consejos para ir a la playa con niños

Segundo. No olvidar la crema solar.

            No es recomendable exponer a los niños a los rayos solares sin haberlos embadurnado previamente con crema solar que, para ellos, no debe ser de un factor inferior a 50, dada la mayor sensibilidad de su piel. Hay que decir que, la piel guarda recuerdo de las lesiones solares y que no implica sólo que los niños se quemen en un momento dado, sino que, no tener en cuenta una adecuada protección puede provocar consecuencias dermatológicas mayores a largo plazo, en la delicada piel infantil.

Además, cada cierto tiempo, o cada vez que salgan del agua, es recomendable  ponerles crema, por mucho que la crema solar sea resistente al agua.

Consejos para ir a la playa con niños

Tercero. Falsos mitos.

Se puede creer que cuando los niños se encuentran dentro del agua todo el día, no pueden quemarse con el sol porque están mojados y eso les protege. Sin embargo, es más bien todo lo contrario. El agua marina provoca un efecto lupa cuando refleja los rayos del sol, los cuáles pueden acabar incidiendo de una manera, incluso, más peligrosa en las pieles de los pequeños, con lo cual, es bueno calcular un tiempo prudencial para que permanezcan dentro del agua y después, hacerlos salir y ponerles la protección solar correspondiente.

Otro falso mito, es el de pensar que estando todo el día bajo la sombrilla, el sol no puede afectar a la piel no sólo de los adultos, sino también de los niños. Ello tampoco es cierto, ya que, sí que se filtran rayos solares a través de la sombrilla y por ello, es recomendable que se eviten las horas centrales del día en cualquier caso.

Cuarto. Hidratación a través de la ingestión constante de líquidos y de fruta.

Es bueno que se lleve una neverita portátil con agua, refrescos y piezas de fruta fresca, y si no, que los adquiramos en los chiringuitos o locales playeros si los hay. Los adultos no sólo tienen que hidratar su piel con la crema solar apropiada, sino también beber mucho líquido en verano, y más si vamos a la playa. Pues con los niños se debe tener mucha más precaución, si cabe, y tienen que beber mucha agua y/o refrescos para estar constantemente hidratados y darles fruta, que contiene, además de los nutrientes correspondientes, una gran cantidad de líquido. Un síntoma de deshidratación se puede percibir cuando el niño tiene sed, pero no hay que esperar a este momento para hacerles ingerir líquidos cada cierto tiempo.

Quinto. Evitar que los niños se extravíen.

            Cuando llegamos a muchas playas en verano, las mismas se encuentran concurridas y un mínimo despiste puede hacer que nuestros pequeños se extravíen entre tanta gente. De esta forma, no sería mala idea que los niños llevasen un pulserita o colgante identificativos y que incluyan como mínimo el nombre y los apellidos y un teléfono de contacto para localizar a los padres en caso de que se pierdan. Es algo fácil y que nos puede evitar muchos quebraderos de cabeza.

Sexto. Precaución con los niños en el agua.

Consejos para ir a la playa con niños

Cuando hablamos de niños, los papás deben tener especial precaución cuando estos se meten en el agua, puesto que ésta no sólo refleja los rayos solares y puede causar efectos nocivos en la piel de los niños ante una exposición excesiva, como se ha dicho, sino que, además, el mar es peligroso porque, si nos despistamos demasiado, a veces pueden ocurrir desgracias que, se podrían evitar, simplemente prestando un poco más de atención. Por ello:

  1. Es recomendable que cuando los niños entren en el agua lo hagan acompañados de un adulto, el cual, vigile que no entren en una zona profunda, y que no les cubra el agua por encima de la cintura.
  2. En segundo lugar, cuanto más pequeños sean los niños, más se incrementa la necesidad de que vayan pertrechados con los típicos manguitos y flotadores.
  3. Por último, no hay que dejar, bajo ningún concepto, que los niños entren en el agua si las condiciones no son las óptimas, ya que, puede haber mar de fondo, olas no muy tranquilizadoras, que el mar está picado, etc… y ello, no conseja ni que niños, ni adultos se metan en el agua en esas condiciones, para evitar desgracias como las que se producen lamentablemente todos los años en nuestras playas.
  4. Es bueno tener precaución también cuando los niños utilicen colchonetas hinchables o similares, ya que este tipo de elementos pueden volcar fácilmente y debe haber un adulto que controle que esto no se produzca.
  5. Por último, es bueno que los niños reciban clases de natación antes de acudir a la playa, ya que ello es otra medida de seguridad más y que nunc sobra.

Séptimo. Indicaciones sobre el estado del agua en nuestras playas.

Consejos para ir a la playa con niños

 Se puede consultar el estado del agua en la playa a la que pensemos acudir, consultando la web de Cruz Roja:

http://www.cruzroja.es/pls/portal30/portal.resultado_playas_completo.Resultado_playa

En ésta, Cruz Roja nos cuenta, filtrando por “Autonomía”, “Provincia”, “Municipio” y “Playa”, cómo se encuentra el estado del mar ese día. Se debe saber que, en las playas se colocan banderas de diferentes colores, las cuáles nos van a indicar el estado del mar en todo momento. Los colores utilizados son los siguientes:

  1. VERDE: Condiciones apropiadas de la playa para todos los bañistas.
  2. AMARILLO: Precaución. Condiciones poco favorables para el baño. Hay que tener especial cuidado con los menores, ya que, con ésta ya es peligroso que entren en el agua.
  3. ROJO: Prohibido entrar en el mar, ya que está prohibido el baño por fuerte oleaje.

Es bueno acudir a playas que dispongan de algún puesto de primeros auxilios de Cruz Roja y de socorristas, adicionalmente a lo anterior, ya que, ello puede evitar muchas veces posibles ahogamientos, además de prestar primeros auxilios no sólo en cuanto a esto, sino también en cuanto a picaduras de molestos animales como a continuación se dirá.

Consejos para ir a la playa con niños

Octavo. Picaduras de medusas.

Este incómodo animal aparece cada año en nuestras playas y si, a simple vista, vemos una playa llena de medusas, lo más inteligente es no quedarse en ella. Sin embargo, a veces, y a pesar de todas las precauciones, podemos no percibirlas a primera vista y ello puede generar picduras tanto a adultos como a niños, ya no porque se encuentren en la arena, arrastradas por la corriente, sino también dentro del agua.

Lo más recomendable es acudir al centro médico o puesto de socorro más cercano en caso de picadura, pero es bueno saber también que se pueden practicar primeros auxilios “in situ” y que no estaría mal llevar encima algún antihistamínico para la reacción y algún analgésico para el dolor que produce la picadura si es posible.

Podemos encontrar más información al respecto en el siguiente enlace:

http://www.socorrismo.com/articulos/picadura-de-medusa.asp

Si hubiese problemas, además de con las picaduras de las medusas, con otros animales como erizos, cangrejos,… que también pueden afectar a los niños, es importante acudir al centro médico o de socorro más cercano también, lo antes posible.

Consejos para ir a la playa con niños

Noveno. Calzado de goma.

No estaría de más que, los niños llevasen unas sandalias de goma, no sólo para entrar en el agua, en que siempre puede haber algo en el fondo con lo que puedan lastimarse, sino que, también es importante que lleven los pies protegidos en la arena, en que, a veces puede haber también algún objeto cortante o punzante, que algún desaprensivo ha dejado allí enterrado   (p. e. cristales, latas…), además de que la arena está caliente y por tanto, quema sus delicados pies.

Por supuesto, habiendo playas de piedras y de arena, no es muy recomendable llevar a los niños a las primeras, ya que las segundas son mucho más cómodas para ellos.

Décimo. Banderas Azules.

Consejos para ir a la playa con niños

La Fundación Europea de Educación Ambiental, otorga cada año este galardón a las playas que cumplen con una normativa que las hace merecedoras del reconocimiento por los servicios generales que prestan, la calidad del agua, la seguridad y la ordenación del medio ambiente. España, como una de las principales potencias turísticas mundiales, es uno de los países que, año tras año, consigue gran cantidad de banderas azules en sus playas. Destacable es, por ejemplo, la Comunidad Valenciana, que en este año 2015 ha conseguido 134 galardones. Para más información consultar el siguiente enlace:

http://agendadeisa.com/playas-con-bandera-azul-2015/

Es muy recomendable que se disfrute en familia de la playas que posean este galardón, porque la bandera azul supone una garantía de calidad turística y ello también es una forma de dar más tranquilidad a los padres y de disfrutar totalmente de una playa en condiciones óptimas para éstos y sus hijos.

 

En resumen, muchos de estos consejos son sencillos pero, muchas veces, por eso mismo no se presta atención a los mismos. Sin embargo, es recomendable que se sigan para poder disfrutar de una estancia en la playa en familia, ya que, una buena planificación y prevención, siempre es importante, sobre todo, cuando se habla de los niños.