Search

Hernia discal

La hernia discal es una patología muy común en la población actual. A menudo son causa del proceso normal de envejecimiento y su aparición aumenta conforme lo hace la edad de los individuos.

Para comprender el concepto de hernia discal, primero debemos saber lo que es un disco intervertebral. La columna vertebral está formada por vértebras y discos intervertebrales. El disco es el amortiguador que hay situado entre cada vértebra de la columna. Ellos son los encargados de dar movilidad a la columna vertebral, sin ellos seríamos un bloque.

Cada disco está formado por dos partes: una parte central gelatinosa denominada “núcleo pulposo”, y rodeándola una estructura fibrosa denominada “anillo fibroso”.

La hernia discal se produce cuando parte del disco se desplaza y presiona la raíz del nervio que sale de la médula espinal produciendo lesiones varias. Imaginémonos un sándwich de nocilla y al aplastar el pan la nocilla sale por un lado, pues lo mismo sucede a groso modo con los discos intervertebrales.

Una hernia es más común que se produzca en los segmentos inferiores ya sea en cervicales tipo C5-C6, C6-C7 por el peso de resistencia de la cabeza o en la región lumbar inferior L4-L5, L5-S1, por tener que soportar todo el peso del cuerpo.

Según la gravedad de la extensión de disco intervertebral que se ha desplazado del sitio existen diferentes etapas de las hernias.

El 80% de la población mayor de 25 años tiene alguna hernia discal y no ese 80% tiene sintomatología, la sintomatología es muy variable dependiendo de la zona afectada por la hernia discal. Los síntomas más comunes son los siguientes: Dolor en glúteos, en la parte posterior de los muslos, y en las pantorrillas, dolor en la pierna, entumecimiento, hormigueo o debilidad en extremidades inferiores o superiores, etc.

HERNIAS DISCALES Y QUIROPRÁCTICA

El  tratamiento para una hernia discal es muy variable, desde terapia física, anti-inflamatiorios, cirugía…

Diversos estudios muestran  que la quiropráctica puede reducir significativamente el dolor en pacientes con hernias del disco lumbar, y que es menos costoso que el tratamiento médico. A nivel cervical los hallazgos de diversos estudios muestran una mejoría significativa de más del 50 % de los pacientes con hernias cervicales.

Por tanto, lo ideal sería optar por la quiropráctica en primer lugar, puesto que es la opción más conservadora y con menos efectos secundarios. Un quiropráctico está preparado para localizar las subluxaciones, y corregirlas. Una serie de ajustes quiroprácticos en la columna vertebral, permitirán no solo que el disco vuelva a su posición, sino un que los tejidos colindantes se desinflamen devolviendo la normalidad a la espalda.

 

1.BenEliyahu DJ. RM de seguimiento y estudio clínico de 27 pacientes que reciben cuidados quiroprácticos para la hernia de disco cervical y lumbar. JMPT 1996; 19 (9) :597-606.

2.Bush K. patomorfológica cambios que acompañan a la resolución de la radiculopatía cervical. Spine 1997; 22 (2) :183-187.

3.Komori H. Historia natural de la hernia de núcleo pulposo con radiculopatía. Spine 1996; 21 (2) :225-229.

4.Mochida K. regresión de la hernia de disco cervical observada en la RM. Spine 1998; 23 (9) :990-997.

5.Ellenberg MR. Evaluación prospectiva de la evolución de las hernias discales en pacientes con radiculopatía. Arch Phys Med Rehab 74, enero 1993,

6.Maigne JY. CT estudio de seguimiento de 21 casos tratados de forma conservadora hernia discal cervical. Spine 1994; 19 (2) :189-191

 

hernia-discal

 

 

 

Más Información

Centro Quiropráctico Rocafort Plaza Mayor, 8 Bajo - 46111 - Rocafort (Valencia)