Search

Hacer pompas de jabón gigantes con niños

Cualquier niño queda maravillado ante la simple presencia de una pompa de jabón. Dar forma a las pompas y ver cómo flotan por el aire y luego estallan es un sencillo entretenimiento que gusta a todos los pequeños. La mayoría de los padres ha adquirido alguna vez uno de los típicos botes que se comercializan para hacer pompas. Lo normal es que todas salgan bien a la primera. Sin embargo, cuando el preparado se acaba y se rellena el envase con un poco de agua y jabón, las pompas se rompen y resisten apenas unos segundos en el aire. Si no sabes que hacer con niños en Valencia puedes ver cosas para hacer con niños en Valencia ¿Por qué ocurre esto? El secreto de las pompas de jabón está en la fórmula. Aunque es posible hacer pompas con tan solo agua y jabón, es importante usar las proporciones correctas y tener en cuenta los siguientes consejos:

  • La proporción de la mezcla para crear pompas de jabón resistentes es incluir tres partes de agua y una parte de jabón (tres vasos de agua y uno de jabón).
  • En cuanto al tipo de agua, se puede utilizar agua del grifo o mineral, pero siempre saldrán mejor con agua destilada.
  • El tipo de jabón más adecuado es un detergente liquido para fregar los platos, aunque también se puede probar con gel de baño o champú para niños.
  • Cuando se mezclan los ingredientes, es importante removerlos con cuidado para formar la menor espuma posible.
  • Para que la mezcla se asiente bien, es muy recomendable dejarla reposar destapada durante toda una noche.

Si se quieren obtener pompas más resistentes, se pueden añadir otros ingredientes adicionales a la fórmula, que sirven para espesar la mezcla e incrementan la consistencia y durabilidad de las pompas. Hay varias opciones. La más habitual es incorporar media parte de glicerina (disponible en las farmacias). Otra posibilidad consiste en añadir dos partes de gel fijador para el pelo o media parte de azúcar glas o en polvo.   Dar forma a las pompas Una vez que la mezcla está lista, es el momento de comenzar a dar forma a las pompas. Se pueden utilizar diferentes instrumentos en función de la edad del niño y del tipo de pompas que se quieran realizar. Los más pequeños pueden iniciarse con una sencilla pajita. Deben posarla sobre la mezcla para que se impregne de jabón, y después retirarla y soplar de forma suave para que salgan las pompas. Cuanto más tiempo soplen, más se hinchará la pompa. Otra opción es usar un embudo, que se puede mojar con la mezcla por su parte más ancha, y luego soplar para conseguir pompas aún más grandes que con la pajita.   Pompas gigantes Los niños algo más mayores pueden utilizar otros materiales para fabricar pompas más grandes sin necesidad de soplar: bastará una sacudida de sus manos. Cualquier instrumento con forma circular u ovalada puede servir, cuanto mayor sea su tamaño, más grande saldrán las pompas. Un colador sin su red, una raqueta sin la malla, moldes de galletas, etc. Para que la pompa no estalle muy rápido y se adhiera bien al aro, es aconsejable forrar los bordes de estos materiales con unas vendas o un retal de tela. Los pequeños, con una sencilla manualidad, pueden fabricar su propio instrumento para hacer pompas. Con una percha o un alambre resistente darán forma a un aro del tamaño que deseen. También se puede hacer el “pompero” para pompas gigantes con dos palos y un cordón de lana que, al estirarse, recree una forma circular.   pompas de jabon gigantes