Search

El TDAH

El TDAH

El TDAH se ha convertido en una plaga de nuestro tiempo. Si acudimos a cualquier colegio al azar, encontraremos tanto en niveles de primaria, e incluso de infantil, y por supuesto de secundaria, alumnos diagnosticados de TDAH, en todas sus variantes (DSM-5).

Mi experiencia y mis años de estudio, me han llevado a preguntarme si todos los niños que son TDAH están diagnosticados, o si todos los que están diagnosticados como TDAH, no sufren el Trastorno, sino un síntoma de una dificultad del aprendizaje sin diagnosticar. La comorbilidad del déficit de atención con otras dificultades del aprendizaje hace que muchas de estas dificultades se enmascaren como Trastorno por Déficit de Atención.

Mi trabajo consiste en diferenciar y distinguir entre aquellos niños, o jóvenes, que presentan el Trastorno y los que sufren síntomas de una dificultad específica del aprendizaje sin diagnosticar. La importancia de esto es capital, por dos causas: los niños diagnosticados de TDAH son medicados en la mayoría de los casos, siendo esto beneficioso para un niño con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad específico, pero no para todos los niños, especialmente, para los que presentan dificultades del aprendizaje específicas que necesita de una intervención terapéutica ecológica, psicopedagógica y psicológica diferente. Si sucede esto último y el niño es medicado, éste puede empeorar en cuanto al rendimiento académico a largo plazo, porque no se soluciona su problema, los síntomas se amortiguan pero no se trata la dificultad específica del aprendizaje.

Y el segundo motivo es que aquellos niños con Trastorno de Déficit de Atención, con o sin Hiperactividad, que no son medicados, siguen sufriendo su déficit de atención con o sin hiperactividad, que les conduce a un etiquetado dentro de los contextos académico, de iguales, familiar y social, que impide un desarrollo cognitivo adecuado, y retrasa los cursos académicos del alumno, por lo que en la mayoría de los casos no llegan a terminar la ESO, y si lo hacen será recurriendo a módulos, que facilitan con el vaciado de contenido curricular su salida de los centros escolares y les obliga muchas veces a decidir por su futuro profesional aún antes de madurar.

Los diagnósticos han de ser multidisciplinares: pediatra, neurólogo, psicólogo, psicopedagogo, logopeda, integrador social, educador infantil, optometrista, profesores de educación infantil, primaria y secundaria, todos ellos con formaciones complementarias de cada disciplina y especialidad, en continua formación e investigación para poder atender cada caso y adaptarse a las variables y necesidades de cada niño y joven.

Es necesario que los padres comprendan que los problemas de déficit de atención tienen solución.

Que las terapias cognitivo-conductuales, las terapias de tercera generación, la estimulación neuronal, etc., junto a los tratamiento de las diferentes dificultades del aprendizaje, que no suelen estar reducidas al contexto escolar, también lo están en todos los contextos en el que el niño o joven interacciona, funcionan y posibilitan la extinción del déficit de atención y la normalización absoluta del menor.

Parte de la clave del éxito de este trabajo es la personalización máxima de cada intervención: tratamientos específicos individualizados para aquellos pacientes que acuden a consulta, fruto de una evaluación y exploración diferencial, y de un trabajo de investigación y estudio sobre el TDAH y su comorbilidad con dificultades del aprendizaje.

Para realizar este tratamiento es indispensable un diagnóstico clínico eficaz basado en la objetividad de los instrumentos de evaluación.

Esta es la fortaleza de los diagnósticos.

El estudio y la dedicación completa nos han mostrado que se pueden detectar dificultades del aprendizaje tempranas, antes de los 6 años. Se denominan pre-diagnósticos y nos ayuda a reducir tempranamente los síntomas del déficit de atención que se producen en el niño en su proceso de desarrollo.

No hay que confundir la atención temprana con el diagnóstico temprano y su tratamiento.

El tratamiento precoz de cualquier síntoma de Déficit de Atención y/o dificultad del aprendizaje comórbida, ayudará al paciente en su desarrollo cognitivo y abrirá la posibilidad de crear nuevas aptitudes para que pueda resolver por sí mismo las dificultades a medida que su cerebro se desarrolla y su cuerpo y mente se adaptan a los cambios de las diferentes etapas evolutivas del ser humano hasta alcanzar su madurez.

Es necesario que los padres y tutores no tengan miedo al diagnóstico, sino que piensen que como en cualquier tipo de trastorno relacionado con la salud de su hijo (dental, ocular, etc.) es necesaria una revisión, con el fin de que cuanto antes se detecte el primer síntoma, antes se podrá dar una solución y/ o intervenir para su extinción temprana.

 

 

Dª Cristina Otaduy

Directora de PSICOTADUY, Educación y Salud

 

otaduy 1

 

 

 

 

 

Más Información

Paseo Alameda, 41-2º - 46023 - Valencia
Si tienes alguna duda, contacta con nosotros: