Search

La importancia de proteger a los niños del sol

“Protegerles bien del sol cuando son niños les previene del cáncer de piel en la edad adulta”

 A pesar de las advertencias y consejos, los padres siguen cometiendo errores a la hora de proteger a sus hijos al sol, muchas veces por desconocimiento. Sin embargo, es algo que les marcará en su edad adulta. “Si les protegemos adecuadamente evitando quemaduras disminuiremos sus posibilidades de tener un cáncer de piel en la edad adulta porque entre el 50% y el 80% de nuestra exposición al sol durante toda la vida se produce antes de los 18 años”, explica la doctora María Vicente, especialista de AECC Valencia. ¿Y cuáles son los principales errores? Repasamos los más frecuentes:

Protección siempre, incluso en la sombra

Pensar que debajo de la sombrilla no hace falta proteger a los niños o que el agua y la arena no reflejan los rayos del sol es un error muy frecuente.  “También considerar que en los días nublados no hay peligro. Es verdad que en estos días la radiación es un 30% menor, pero puede quemar la piel precisamente por estar más expuestos ante la sensación de menor calor y por ello, hay que utilizar el protector solar incluso en esos días”, destaca la doctora María Vicente. En definitiva hay que pensar que las radiaciones UV atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, la arena, la hierba y la nieve.

Un protector para cada piel

El mismo protector solar no vale para toda la familia: cada uno tiene un fototipo diferente y un tipo de piel distinto. “En todo caso puedes usar el protector solar de tus hijos, pero ellos no pueden usar el tuyo”, aconseja la doctora de AECC Valencia. Los protectores minerales específicamente pediátricos llevan unas sustancias que cubren la piel de manera física, como una barrera, y no deja pasar el sol y además minimizan al máximo los riesgos de alergia. Al menos hasta los 12 años deben usarse ese tipo de protectores.

Cómo aplicamos la crema, clave

“La efectividad de los protectores solares depende de su aplicación correcta”, señala la doctora María Vicente. Se debe hacer de 15 a 30 minutos antes de la exposición ya que las sustancias del protector solar no empiezan a hacer efecto en la piel hasta 20 minutos después de aplicarlo. “Evita que tus hijos se pongan la camiseta inmediatamente después de aplicarlo para que el tejido de algodón no absorba la crema”, advierte la doctora de AECC Valencia. Además, creer que una sola aplicación de crema solar es suficiente es también un error muy frecuente. “El protector  hay    que    renovarlo   cada    2-3    horas,    pero    como    los     niños     se   están bañando frecuentemente y mantienen mucha actividad física, hay que hacerlo con más frecuencia, especialmente después del baño y de secarse con la toalla e incluso si en el envase pone que la crema es resistente al agua”, detalla la doctora Vicente. Aplicar poca cantidad sobre la piel también es otro fallo de los padres. Hay que ser generosos, cubriendo bien la piel y extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles y expuestas, especialmente la cara, incluyendo hombros, escote y orejas, las manos y los pies. La protección de los labios debe realizarse  con barras fotoprotectoras específicas. Una vez abierto el envase, caduca a los 12 meses.

Mucho cuidado con los bebés

Los bebés menores de 6 meses no deberían ser expuestos nunca al sol y hay que protegerles en la sombra y con ropa apropiada, sombreros y gafas. No hay ningún protector solar recomendado para bebés menores de esta edad, ya que éstos tienen una piel más sensible y pueden sufrir alergias a los filtros, sobre todo por los químicos.

 

 

Concienciado sobre el cáncer de piel a los más pequeños

AECC Valencia ha puesto en marcha charlas específicas sobre protección solar para niños en edad escolar. Son muchas las dudas que les surgen y, como apuntan los especialistas, resolverlas ayuda a crear adultos concienciados y responsables. “Las principales dudas surgen cuando hablamos de los fototipos que tienen (color de piel, ojos y pelo, facilidad para broncearse y quemarse) y por lo tanto el factor o índice de protección solar (FPS) que deben usar”, explica la doctora Vicente, responsable de estas charlas. “También nos preguntan para que sirven los protectores y si protegen completamente y cuándo usarlos, no sólo en la playa y piscinas, e insistir que también en el patio, en el deporte, etc”, detalla. Tal y como explica la doctora Vicente, “en las charlas se les explica que la exposición excesiva e inadecuada al sol nos puede llevar a la enfermedad y que la moda de una piel bronceada es sólo algo pasajero, la salud es lo importante”.

 

Más Información




Close