Search

No dejemos de hablar de las vacunas nunca!

Las vacunas no son solo para los niños; las vacunas son necesarias a lo largo de la vida.

Las tasas de vacunación en los niños rozan el 100% pero estas tasas no son iguales en otros grupos de edad. Hay una falta de formación y orientación sobre el uso de las vacunas. De todos los avances de la Medicina, la vacunación se considera el avance de que más vidas ha conseguido salvar. En España, las enfermedades prevenibles se han reducido en más de un 95% por las vacunas. Gracias a esto, muchas enfermedades son ya cosa del pasado. Pero si dejáramos de vacunarnos, probablemente podrían volver a aparecer.

Las vacunas son productos biológicos compuestos por microorganismos que se administran para prevenir enfermedades infecciosas en las personas susceptibles de padecerlas. Recrean la enfermedad sin producir la infección, y así, estimulan el sistema inmunitario para que desarrolle defensas que actuarán en el momento en que se contacte con el microorganismo que produce la infección y la enfermedad. Con las vacunas se protege a las personas de las infecciones por algunas enfermedades que pueden ser muy frecuentes y graves, incluso mortales o invalidantes.

Además de las vacunas como la de la gripe en personas mayores hay otras que también son recomendadas a otras edades. Por ejemplo, durante la adolescencia y en la adultez temprana y media, es conveniente vacunarse de tétanos-difteria, meningococo C, vacuna del papiloma humano y gripe, sobre todo para algunas personas con mayor riesgo. Es conveniente vacunarse del neumococo a partir de los 65 años, y de tétanos–difteria a lo largo de la vida.

Pero algunas personas no quieren vacunarse o no saben si es la mejor opción. A veces algunas personas tienen dudas de si la vacuna es la mejor opción. Existen muchas ideas erróneas relacionadas con las vacunas, y por eso es conveniente buscar información veraz y sin errores.

 

Algunas de estas ideas erróneas son:

– Las vacunas ocasionan muchos efectos secundarios muy perjudiciales, algunas enfermedades graves e incluso la muerte.

– Los efectos a largo plazo de las vacunas no se conocen aún.

Las enfermedades habían desaparecido gracias a las mejorías en las condiciones sanitarias e higiénicas, antes de que apareciesen las vacunas.

En España las enfermedades evitables por vacunación se han eliminado totalmente así que no es necesario ya vacunarse.

Por otro lado, personas con enfermedad crónica, profesionales sanitarios, pueden tener más posibilidades de enfermar si no se vacunan previamente y protegen su sistema inmunitario. Entre otras, hay tres enfermedades que pueden transmitirse más de generaciones mayores a jóvenes (gripe, neumonía y tosferina) y que se pueden prevenir con la vacunación.

 

¿Qué hacer?

El proyecto Hablemos de Vacunas, un proyecto intergeneracional comenzó en Estados Unidos y ahora se está implementando en España. Esta campaña es una iniciativa de la entidad norteamericana Generations United, que viene trabajando en ella desde 2016 con el nombre de Valuing Vaccinations Across Generations, y con el apoyo de Pfizer, The Gerontological Society of America y la American Academy of Pediatrics.

 

El Laboratorio de Espacios Intergeneracionales junto con Generations United (USA), la colaboración de la Cátedra Balmis de Vacunología (Universidad de Alicante) y el aval de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología han puesto en marcha esta campaña que pretende crear espacios intergeneracionales en donde se hable de las vacunas. El objetivo es aumentar la toma de conciencia que tiene, para la salud individual, familia y pública, el estar vacunado.

En el marco de este proyecto se ha elaborado una Mini-Guía de Contenidos con unas indicaciones básicas sobre las vacunas para hablar del tema entre generaciones y una página web (www.hablemosdevacunas.es ) en donde se puede leer información sobre las vacunas. Además,  se ha realizado una investigación con una muestra de 304 personas a partir de 16 años, de cinco Comunidades Autónomas de España.

En la investigación llevada a cabo por nuestro equipo con el objetivo de analizar las actitudes hacia la vacunación se observó que la actitud era mayoritariamente favorable a las vacunas. Los entrevistados reconocieron las bondades de una transmisión intergeneracional de experiencias que fuese apoyada con datos científicos de enfermedades erradicadas y la mayoría de ellos se creían capaces de dialogar sobre el tema con otras personas de edades diferentes, dentro y fuera de sus familias.

Algunas de las conclusiones más relevantes fueron que el diálogo intergeneracional es una buena herramienta para mejorar la actitud hacia la vacunación, que existe desinformación y desconfianza hacia las vacunas, y que el intercambio de opiniones y la narración de experiencias pueden, desde una perspectiva intergeneracional, actuar como elemento motivador y generar confianza, predisponiendo hacia la vacunación.

Todo esto confirma que merece la pena apoyar la concienciación en torno a la inmunización a lo largo de la vida, y hacerlo facilitando los medios para que niños, adolescentes, jóvenes, adultos y personas mayores hablen de ello. De ahí la pertinencia de ¡Hablemos de Vacunas! Una campaña intergeneracional.

Sacramento Pinazo-Hernandis. Universidad de Valencia. Vicepresidenta Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

Mariano Sánchez Martínez, María González Cano-Caballero. Universidad de Granada.