Search

Picaduras de insectos en niños

Las picaduras de insectos en niños resultan molestas sobre todo para los niños y bebés porque provocan irritación en la piel.

Sobre todo en verano, dado que bebés y niños pasan más tiempo al aire libre, es importante saber cómo curar si no podemos evitar las Picaduras de insectos en niños. La reacción más común a las picaduras es local e intensa, pero también influye la parte del cuerpo afectada. Si se presentaran signos de alergia, es fundamental acudir al médico. Lo mejor para evitarlas es usar repelentes naturales cada vez que decidas pasar tiempo al aire libre o usar aparatos que emiten un sonido que alejan a los insectos. Te contamos algunos remedios para picaduras de insectos en niños.

Mosquitos:

Las picaduras de mosquitos en niños pueden ser una preocupación especialmente durante las vacaciones. A diferencia de la avispa y la abeja, los mosquitos no inyectan veneno cuando nos pican, pero el cuerpo sufre una agresión que le hace activar mecanismos de defensa.  Lo que ocurres a veces es que la reacción de la picadura no es tan local. Como las sustancias pasan a sangre, a veces se distribuyen por el organismo y pueden aparecer reacciones alejadas de la picadura. Dependiendo de lo sensible que sea cada niño a estas sustancias inyectadas por el mosquito la reacción puede ser mucho más o mucho menos intensa: Hay quien sólo tiene una leve irritación en el sitio del pinchazo y que pasa en pocas horas. Y quien puede hacer a partir de una sola picadura una reacción que afecte a todo el cuerpo de forma intensa.

¿Qué hacer si a mi hijo le pica un mosquito? 

En los casos en los que conocemos que existe alergia a la picadura y es muy intensa, conviene tener medicación especial para estos casos (te la indicará tu médico en función de la gravedad de su caso). En niños normales suele bastar con:

Cremas locales: Hay cremas de anti-histamínicos y de corticoides. Mejor las segundas. Algunas cremas de anti-histamínicos en algunas personas pueden provocar quemaduras con el sol.

Anti-histamínicos orales: En jarabe. No tienen el problema de las cremas y son efectivos reduciendo la reacción alérgica y especialmente calmando el picor. Los anti-histamínicos más antiguos aumentando un poco la dosis, calman el picor y dan sueño.

 

Avispas:

Su picadura suele producir una sensación de dolor y quemazón intenso. Pero su veneno no es demasiado potente. El mayor problema que plantea es la reacción alérgica que puede desencadenar y que depende de la persona a la que pica.

 

¿Qué hacer si a tu hijo le pica una avispa?

El veneno de las avispas es alcalino, por lo que si, nada más picar, aplicamos alguna sustancia ácida, lo neutraliza. Puede usarse cualquiera de los ácidos que tenemos más a mano: Zumo de limón, vinagre…No conviene apretar la picadura, ya que produce más inflamación. Sí se puede aplicar frío o agua (pañitos mojados, hielo…)

En personas que sabemos que sufren reacción a las picaduras de avispa, para reducirla podemos usar cremas de corticoides (directamente sobre la zona de la picadura) o antihistamínicos (por boca).

Acudir al médico si se notan estos síntomas:

– Malestar general.

– Dificultad para respirar.

– Inflamación intensa incluso en zonas alejadas de las picaduras.

 

Abejas:

Su picadura suele producir una sensación de dolor y quemazón intensa. Su veneno es más potente que el de las avispas. El mayor problema que plantea es la reacción alérgica que puede desencadenar y que depende de la persona a la que pica. Pero también puede ser grave cuando se reciben muchos picotazos. Cosa que puede ocurrir con más facilidad que con las avispas.

 

¿Qué hacer si a tu hijo le pica una abeja?

El veneno de las abejas es ácido, con lo que si, nada más picar, aplicamos alguna sustancia alcalina, lo neutraliza. Puede usarse cualquiera de los álcalis que tenemos más a mano: Amoniaco o bicarbonato, pero diluidos… No conviene apretar la picadura, ya que produce más inflamación.

Una de las diferencias esenciales con la picadura de avispa y otras picaduras de insectos en niños, es que tras la picadura de abeja, el aguijón se queda en la piel junto con una especie de tripita. La abeja se marcha, pero muere poco después. Hay que extraer el aguijón, pero sin presionar esa bolsita, ya que contiene veneno que si apretamos, introducimos en la piel. La forma de extraer el aguijón es usando una aguja para sacarlo empujándolo desde la base.

Sí se puede aplicar frío o agua (pañitos mojados, hielo…)

En personas que sabemos que sufren reacción a las picaduras de abeja, para reducirla podemos usar cremas de corticoides (directamente sobre la zona de la picadura) o antihistamínicos (por boca).

Acudir al médico si, además, se notan estos síntomas:

– Malestar general.

– Dificultad para respirar.

– Inflamación intensa incluso en zonas alejadas de las picaduras.




Close