Search

Rutinas cotidianas: claves para aumentar la confianza de nuestros hijos y disfrutar de la cooperación en familia

Una de las cosas más importantes que los padres pueden hacer por el bienestar de sus hijos es establecer tanto como sea posible unas rutinas en sus vidas. Los niños no son ajenos a la rutina: cuando son pequeños descubren que sus padres tiene un horario de trabajo, que en la escuela se alternan las clases con el tiempo de juego y que al cine o al parque solemos ir los fines de semana. Este orden contribuye a su madurez y es muy valioso que las familias lo aprovechen para construir una mejor relación entre sus miembros.

“Todas las personas se siente seguras cuando sus vidas son predecibles por eso cuando los adultos proporcionan un entorno organizado los niños perciben que sus necesidades básicas están cubiertas y se sienten libres y tranquilos para explorar el mundo”, explica la doctora María Llanos Alonso, orientadora escolar en el colegio internacional American School of Valencia. “El poder de las rutinas en el hogar es que, además de favorecer el crecimiento emocional del niño, les ayudan a hacerse responsables y organizados en todos los ámbitos. Esto se ve reflejado después en sus tareas escolares a medida que van haciéndose mayores”, señala como primera razón para organizar más eficazmente nuestro tiempo.

Las rutinas son positivas porque, además de construir un sentimiento de seguridad, ayudan a que los niños colaboren con el trabajo común y les enseñan a organizar su tiempo. “ También consolidan hábitos saludables como lavarse los dientes o establecer horas de sueño suficientes y regulares” , señala la doctora Alonso, “ayudan a reducir el estrés en ciertas etapas como la pubertad o la llegada de un nuevo hermano”. Por otro lado, no todo es trabajo y hay rutinas pensadas para “construir y disfrutar el tiempo en familia: la lectura diaria, hacer galletas juntos, una merienda especial o tiempo para manualidades y juegos juntos.

 

Recursos para planificar las tareas familiares

Todo esto suena bien, pero ¿cómo establecemos o mejoramos nuestro family plan?. María Alonso, que organiza todos los años un taller sobre esta materia para padres del ASV, aclara que “cada familia es diferente y lo que funciona en una puede no dar resultados en otra. Las buenas rutinas se diferencian porque son aceptadas por todos los miembros de la familia, son parte de la vida diaria y se esperan con ilusión”.

En esta fase de planificación son útiles los cuadros semanales de tareas, cuanto más visuales mejor, y que es muy divertido realizar con tus hijos. Si hay espacio para colocar pegatinas, a modo de recuento, nos servirá para marcar un objetivo y la correspondiente recompensa. Por último, ¡cuidado con sobre-planificar! Es bueno tener tiempo libre para relajarnos y ser creativos o incluso tener tiempo para “no hacer nada”.

El valor del reconocimiento

Las tareas familiares tienen un efecto positivo adicional: su cumplimiento permite utilizar el poder del reconocimiento y el elogio en su crecimiento emocional. “Elogiar a nuestros hijos cuando cumplan una rutina sin ayuda les ayudará a sentirse bien consigo mismos, estimulará su seguridad y su autoestima” , enumera la doctora María Alonso.

Los padres pueden reconocer los logros pero también deben dar ánimos por el intento: “ésto es algo muy motivador y puede animar a tu hijo a intentarlo con ganas en el futuro” , precisa esta experta. Por último, tenemos también la recompensa, que puede ser un premio, una sorpresa o un privilegio extra, y que “funcionan bien al principio pero es mejor no abusar de ellas”. La doctora Alonso recomienda también que “los premios no sean algo material -que se pueda comprar- y que estén relacionados con algo social o en familia”.

Brainstorming de tareas para niños y adolescentes

Rutinas para bebés y niños en Preescolar:

  • Aseo personal por la mañana.
  • Las comidas: lavarse las manos, recoger la mesa.
  • Pasar tiempo juntos haciendo algo.
  • Leer un libro o un cuento juntos.

Rutinas para niños en Primaria:

  • Prepararse por las mañanas, preparar la mochila, hacerse la cama.
  • Acostarse por las noches a la misma hora.
  • Recoger los juguetes o recoger su cuarto.
  • Hacer alguna actividad después del colegio como deporte o extraescolares.
  • Darle algo de dinero para que se lo gaste un día y hora en concreta.
  • Colaborar en determinadas tareas domésticas: poner la mesa para cenar, recoger el lavaplatos, pasar el aspirador.

Rutinas para adolescentes:

A los niños más mayores y a los adolescentes se les pueden quedar pequeñas algunas rutinas o empiezan a rechazarlas. Probablemente necesites ser flexible y adaptar sus rutinas a medida que crece.  Puede asignarle
rutinas para que:

  • Se ocupe de la colada de o de otras tareas como hacer las camas y limpiar las habitaciones.
  • Haga los deberes.
  • Realice alguna actividad después del colegio, incluidos hobbys o algún deporte.
  • Presupueste sus gastos.
  • Planifque menús y haga la compra semanal.
  • Haga alguna comida familiar, ponga la mesa.
  • Limpie después de cenar.
  • Tenga una rutina saludable para dormir.
  • Controle por sí mismo el uso de la tecnología.

Consejos para usar el elogio, el ánimo y la recompensa

  • Cuando te sientas bien con tu hijo, díselo. Cualquier comentario, por pequeño que sea, puede crecer con el tiempo y tener un gran efecto en él.
  • Intenta elogiar más que criticar. Como referencia, intenta elogiar seis veces por cada vez que digas algo negativo.
  • Busca pequeños cambios y logros.
  • Acepta que todos somos diferentes. Elogia a tu hijo por sus fortalezas anímalo a que desarrolle y se emocione con sus intereses particulares. Así le ayudarás a adquirir un sentimiento de orgullo y de seguridad en sí mismo.
  • Sorprende a tu hijo con una recompensa por buen comportamiento.
  • Elogia el esfuerzo tanto como la consecución.
  • Intenta que tu elogio dependa más del comportamiento de tu hijo que de tus propios sentimientos.

 

Doctora María Llanos Alonso, Orientadora Escolar y Carlos Minuesa, coordinador de comunicación  en el Colegio Internacional American School of Valencia.




Close