Search

Tarta Red Velvet

Tarta Red Velvet, una deliciosa tarta para preparar en casa con toda la familia.

Una deliciosa tarta para cualquier ocasión especial e ideal para la una celebración para cualquier día para convertirlo en especial. Será además muy divertida para los niños ya que su exterior blanco esconde un colorido bizcocho rojo en su interior que crea un llamativo contraste.

Ingredientes:

  • 280 gr. de harina
  • 125 gr. de mantequilla o margarina
  • 300 gr. de azúcar
  • 275 ml. de buttermilk
  • 2 huevos
  • 20 gr. de cacao en polvo y 10 gr. de vainilla
  • 2 cucharadas de colorante rojo
  • 1 limón
  • 3 cucharaditas de levadura y 1 de bicarbonato

Modo de preparación:

1. Mezclar primero los ingredientes secos: la harina, el cacao y el azúcar vainillado (si es esencia, mezclar con los húmedos), la levadura y el bicarbonato.

2. En otro bol mezclar el buttermilk (se puede hacer en casa con leche y una cucharada de vinagre blanco o limón, se deja unos 5 min. Hasta que la leche parezca cortada) con el zumo del limón y luego los huevos batidos. Agregar el colorante rojo y mezclar bien para que el color quede uniforme.

3. Mezclar la mantequilla o margarina con el azúcar hasta conseguir una mezcla cremosa, agregar la harina y el buttermilk teñido, ir mezclando bien hasta tener una masa líquida y homogénea.

4. Precalentar el horno a 175ºC. Repartir la masa en 3 moldes engrasados, mejor si son desmoldables, deforma que quede la misma cantidad en cada uno. Hornear durante unos 20 o 30 minutos, dejar enfriar y meter a la nevera envolviendo cada bizcocho en film transparente.

5. Hacer una crema de queso para llenar. Para ello se necesitarán 400 gr. de queso crema, 450 gr. de azúcar glas y 150 de mantequilla. Mézclalo bien con la batidora. Otra opción menos tradicional es utilizar nata montada con azúcar, sobre todo para recubrir la tarta.

6. Sacar los bizcochos y nivelarlos si hace falta con un cuchillo o mandolina. Echar un poco de crema en el plato para que el bizcocho quede pegado. Alternar capas de bizcocho con la crema, extendiéndola por la superficie sin llegar al borde y presionando ligeramente.

7. Recubre el exterior del bizcocho, da una primera capa y después otra más gruesa, de crema o nata montada, hasta recubrirla por completo. Decora a tu gusto, y conserva en la nevera hasta servir.

 

Imagen de Tarta Red Velvet