Search

Bizcocho de miel y naranja

El bizcocho de miel y naranja es una merienda ideal para las tardes de invierno, que encantará a los niños y a los mayores y que es perfecta en esta época del año en que las naranjas están en su punto más dulce. Una buena dosis de vitaminas, escondidas en un delicioso bizcocho.

 

Bizcocho de miel y naranja

 

Lo que necesitamos:

1/2 taza de miel

1/2 taza de  jugo de naranja

1 naranja sin pelar

3/4 taza de mantequilla, a temperatura ambiente

1 taza de azúcar

2 huevos grandes1 cucharada de cáscara de naranja rallada

1 1/2 tazas de harina

1 cucharadita de café de levadura

1/4 cucharadita de café de sal

1/3 taza de leche

 

Preparación:  

En un cacito a fuego medio-alto, mezclamos la miel y el jugo de naranja hasta que hierva, lo dejamos a fuego medio sin remover hasta que la mezcla esté espumosa y un poco espesa. Luego dejamos enfriar unos 15min para que espese más.

 

Bizcocho de miel y naranja

 

Limpiamos la naranja, la cortamos en finas lonchas de forma transversal y las introducimos en la mezcla de la miel dejándolas allí dentro.

En un bol batimos la mantequilla y el azúcar hasta que este desaparezca y agregamos los huevos sin dejar de batir.

En otro bol mezclamos la harina, la levadura y la sal. Y a continuación le añadimos la mezcla de la mantequilla removiendo bien y por último añadimos la leche y la cáscara de naranja rallada.

En un molde para horno antiadherente colocamos en la parte inferior las rodajas de naranja, que sacaremos de la mezcla de la miel y a continuación incorporamos la mezcla del bizcocho. Horneamos a 180º durante unos 30min. Para saber si está listo podemos pinchar con un pincho de metal y cuando salga limpio estará listo para sacar.

 

Bizcocho de miel y naranja

 

Cuanto esté listo lo sacamos del horno, y antes de desmoldar (si está caliente mejor) repartimos encima la mezcla de la miel y la naranja, haciendo unos pequeños agujeritos para que entre mejor en el bizcocho. Guardaremos un poquito de la mezcla y cuando este frío lo desmoldeamos, le hachamosechamos un poquito por encima para que tenga más brillo y ¡listo para comer!