Search

Fanzara, la aldea del grafiti

Fanzara la aldea del grafiti en Castellón

Fanzara, la aldea del grafiti. En el año 2005, en Fanzara, una aldea de Castellón de poco más de 300 habitantes ubicada en la Mancomunidad Espadán-Mijares, el gobierno de entonces había impulsado la construcción de un vertedero.  La planta debía procesar 30.000 toneladas métricas anuales de residuos peligrosos y otras 20.000 toneladas de residuos sin tratar. El proyecto, en un entorno natural protegido, dividió al vecindario. Los que estaban en contra de un impacto ambiental tóxico, formaron una plataforma ciudadana que acabó tomando las riendas del Ayuntamiento y frenando el proyecto. Después nacería allí el festival de streetart más insólito del mundo, el MIAU.

La idea inicial era invitar a algún artista urbano que se animase a pintar algún mural. Algo que revitalizase una localidad rural descuidada. La única condición era que los artistas debían alojarse en una de las casas del pueblo e involucrar de alguna manera a los residentes en el proceso creativo, compartiendo ideas o organizando talleres. La población que era mayoritariamente mayor, convivió con los artistas, incluso preparándoles la comida mientras trabajaban y de este modo la aldea fue llenando sus paredes de coloridos grafitis.

Hoy en día recibe muchos turistas e incluso excursiones escolares que disfrutan de un paseo por Fanzara, con un sinfín de pinturas ‘locas’ sobre viejas paredes cada pocos pasos, que ofrecen al visitante un paisaje sorprendente y extraordinario que convierte al lugar en un museo único, al aire libre, y en un entorno provilegiado en medio de la sierra. También disponen de visitas guiadas y visitas guiadas con talleres. Una interesante excursión para ir con niños y que descubran los grafitis que esconde esta aldea de la provincia de Castellón.

Nuevos grafitis en Fanzara

MIAU Fanzara se vuelve más humano con el transcurso de sus ediciones. Las figuras humanas han ido ganando espacios en las paredes de la localidad, reduciéndose sobremanera las felinas que primaban en sus primeros años, siguiendo la lógica del acrónimo de Museo Inacabado de Arte Urbano. La exposición de este año No borders, acompañada por el duro documental To Kyma, rescate en el mar Egeo, ha acentuado su lado más humanista, fijando su mirada en los migrantes que buscan un futuro más esperanzador para sus duras vidas.

FOTO: Carme Ripollès

Foto: Carme Ripollès

 

 

María Tortajada @destination_vlc

María Tortajada @destination_vlc