Search

Una Navidad saludable es posible

Una Navidad saludable es posible y en Herbolario Navarro nos dan las claves para conseguirlo.

Las fiestas navideñas siempre se asocian a un consumo excesivo de alimentos poco saludables, dejando de lado los buenos hábitos que se mantienen el resto del año. Pero en Herbolario Navarro te dan las claves para que estas entrañables fechas no pasen factura a tu salud y a la de los tuyos.

Las comidas y cenas navideñas se caracterizan por tener muchos platos. Y no se trata de cortar con las tradiciones, sino de replantear esas recetas familiares. En primer lugar, se debe atender la forma en la que se cocinan estos platos. La forma de cocción más adecuada sería al horno, ya que de esta forma consigue que la elaboración sea en el propio jugo del alimento y así reducir el aporte de grasas.

También es importante evitar los alimentos procesados e inclinarse por aquellos que están exentos de colorantes, conservantes y otras sustancias químicas. De forma que los alimentos ecológicos son la mejor opción ya que nos garantizan una buena calidad y un óptimo aporte de vitaminas y minerales.

¿Cómo configurar el menú navideño para conseguir que sea más saludable?

Empieza por los entrantes. Los mariscos, por ejemplo, son un buen entrante porque son bajos en calorías y ricos en nutrientes; mientras que los encurtidos son fuente de probióticos, esas bacterias beneficiosas para nuestro intestino. En este tipo de conservas es recomendable evitar siempre el glutamato monosódico, un potenciador de sabor nada beneficioso. Las ensaladas variadas son otro entrante estrella en la alimentación saludable, siendo especialmente ricas la que llevan rúcula, espinacas o endivia. Una alternativa a los patés convencionales, que tienen muchas grasas saturadas y calorías vacías son los patés de legumbres o veganos por ejemplo los de tofu y finas hierbas, alcachofas, robellones, o hummus, acompañados de bastoncillos de zanahoria o apio.

Para el primer plato, es mejor optar por algo más ligero como por ejemplo una rica sopa miso, que es reconstituyente y aporta calor al cuerpo, además de mantener en equilibrio la microbiota intestinal. Otras opciones serían una crema de verduras o un consomé. Y para el plato principal la recomendación más importante es cocinarlo al horno para evitar añadir calorías innecesarias y acompañarlo de verduras ecológicas a la plancha o al vapor, aliñándolas con especias para reducir el consumo de sal. El ingrediente principal de este plato es recomendable que sean carnes magras como pollo o pavo, o pescado tipo rape, lenguado, lubina, merluza.

Y cuando llega el momento del postre, la mejor opción es escoger fruta, especialmente la piña o la papaya que nos ayudarían a facilitar la digestión. Y para los más peques de la casa puedes preparar una rica gelatina con fruta y agar agar.

Durante estas fechas no puede faltar en nuestra mesa el cava, el vino, los frutos secos, el turrón y los chocolates. ¿Por qué elegirlos ecológicos?

Cuando elegimos un vino o cava ecológico, elegimos salud y sabor porque durante el cultivo de la uva, no se van a usar fertilizantes ni abonos químicos. Los turrones ecológicos se elaboran de una forma muy artesanal, cuidando la materia prima de origen ecológico y sin azúcar refinado.

Y si queremos que Papa Noel o los Reyes Magos traigan a los peques unas ricas gominolas, podemos sugerirles que escojan aquellas que están elaboradas con un alto contenido en puré o zumo de fruta además de no llevar azúcares refinados ni gelatinas de origen animal, así como libres de trazas de gluten por lo que son aptas para celíacos.