Visita Morella
Search

Visita Morella

Presidida por un imponente castillo y rodeada por 2 Km de murallas, Morella -capital de la comarca de Els Ports – es una joya medieval considerada “uno de los pueblos más bonitos de España” y candidata a ser declarada Patrimonio de la Humanidad.

El casco antiguo de Morella está declarado Conjunto Histórico-Artístico. Para descubrirlo, lo más recomendable esdejarte perder por su casco urbano. Recorrer sus calles empedradas en las que ir descubriendo, a cada paso, increíbles rincones (una puerta de madera donde los artesanos han dejado sus huellas, floridos balcones que dan color a las piedras, ventanas cubiertas por cortinas de hilo, ganchillo y bordados…). A lo largo de este paseo iremos descubriendo hermosos palacios y casas solariegas como la Casa Piquer (siglo XVI), la Casa del Consejo y los Estudios (XVI) , la Casa de la Cofradía de “Llauradors” (siglo XVII), la Casa Rovira (donde cuenta la tradición que San Vicente Ferrer obró el milagro de resucitar a un niño que su madre había ofrecido como sacrificio), elPalacio del Cardenal Ram (siglo XVI, hoy hotel), el del Marqués de Cruilles (siglo XVI), o el de los Ciurana de Quadres (siglo XIV). También pasaremos por la Casa de la Vila, el actual Ayuntamiento morellano, un edificio del siglo XIV que integra La Lonja, las salas góticas del Consell y de la Corte de Justicia. Puede visitarse, pues dentro suele haber exposiciones temporales.

Murallas

Más de 2 Kilómetros de murallas rodean la ciudad de Morella, franqueada por 7 puertas y 10 torres. El recinto amurallado que hoy podemos recorrer data del siglo XIV, aunque fue levantado sobre la base de las antiguas murallas musulmanas.

Castillo

El Castillo de Morella ha sido una las fortalezas más imponentes del Mediterráneo por el que han pasado numerosas civilizaciones, y ha sido testigo mudo de diferentes batallas y contiendas, como el intento de conquista de El Cid Campeador, la Reconquista cristiana, la Guerra de Sucesión, o las guerras Carlistas. Construido aprovechando la roca, el castillo consta de plaza de armas, aljibe, varios torreones, y restos de palacios reales y pabellones oficiales. El Palacio del Gobernador fue construido por el barón de Ytre en 1713 sobre una cueva habitada desde tiempos prehistóricos. Ahora alberga una exposición sobre famosos personajes que han pasado por el castillo.

Basílica de Santa María la Mayor

Construida entre los siglos XIII y XVI en estilos gótico y renacentista, la Iglesia Arciprestal de Santa María la Mayor está considerada una de las más bellas de la Comunidad Valenciana. En la fachada deberás fijarte en sus dos portadas, adornadas con estatuas: la puerta de los Apóstoles y la de las Vírgenes. Ya en el interior, la singular escalera de caracol que asciende al coro realizada en estuco de yeso policromado, el grandiosoretablo churrigueresco del altar mayor, las vidrieras originales de la escuela valenciana del siglo XIV, y el monumental órgano de 4.000 tubos (obra de Francisco Turull) son algunas de sus joyas. En la parte posterior del coro, observa el Pórtico de la Gloria y el Juicio Final, esculpidos en forma de friso.

Gastronomía

Y para acabar esta estupenda escapada en familia, disfruta degustando la excelente gastronomía morellana, una cocina tradicional de orígenes medievales que ha sido transmitida de generación en generación, utilizando siempre productos de la tierra.

Los embutidos son el entrante por excelencia, al igual que los deliciosos quesos artesanos de oveja y cabra, y lascroquetas morellanas (envueltas en una oblea de pan ácimo, dándoles una forma triangular). Las carnes son un elemento básico en la mesa morellana. Costillas de cabritillo rebozadas, cordero al horno, ternera a la piedra o guisada, patés caseros, guisos, aves escabechadas, o un buen solomillo a la leña. También es muy típica la carne de caza (jabalí, corzo, ciervo, gamo, conejo, liebre, perdiz…), que se cocina en escabeche, estofada, en guisos, o a la brasa, y se acompañan con setas de temporada (otra de las joyas de la gastronomía de Morella). Pero no puedes irte de Morella sin probar dos de los grandes protagonistas de la cocina morellana: la trufa negra, que en temporada acompaña una amplia variedad de recetas, y los deliciosos flaons, una pasta dulce rellena de requesón y almendras que es el rey de las pastelerías.

 

Más Información