Search

El agua: beneficios para la salud

Contamos algunos de los beneficios para la salud del agua. Bebes dos litros de agua dulce al día. En verano te sumerges en la salada porque te relaja y mejora tu circulación. La congelada te la pones sobre la rodilla inflamada después de una caída. El agua forma parte de tu cuerpo y de los alimentos que comes: tú eres un 60% de agua, y la sandía y el calabacín, un 90%. El agua es imprescindible para el correcto desarrollo de tu organismo y del planeta. Contiene millones de substancias y de seres vivos.

beneficios para la salud

Saquemos el agua clara de una gota…

… de agua del mar

El agua del mar es una fuente de salud desde hace miles de años, y por ello la talasoterapia (de thalaso ‘mar’ y therapeia ‘terapia’) la prescribía ya el médico Hipócrates, que recetaba inmersiones y baños en agua salada para tratar enfermedades comunes.

En el agua del mar encontramos, además de 80 oligoelementos, el plancton, que contiene vitaminas y microorganismos que liberan sustancias antivirales, antibacterianas y hormonales. Y no solo el agua es saludable; lo son el clima y el aire del mar, los lodos, la arena y las algas, que junto con el agua tienen un efecto curativo y preventivo:

• Para tratar las patologías de la piel. El salitre, los minerales, los antioxidantes y otros nutrientes liberan sustancias antibacterianas y antibióticas que oxigenan la piel, la hidratan y estimulan la regeneración celular. El agua de mar también favorece los procesos de cicatrización y ayuda a tratar enfermedades cutáneas como la psoriasis.

• Para mejorar la circulación sanguínea y al mismo tiempo combatir la celulitis y prevenir varices, gracias al movimiento de las olas, a la presión que ejercen sobre el cuerpo y a la temperatura del agua.

• Para fortalecer la musculatura y las articulaciones. Es especialmente recomendable para las personas que sufren artritis. Además, practicar deportes marinos (aquagym, surf, submarinismo o simplemente caminar o nadar contracorriente) tonifica los músculos y ejercita el corazón, y ayuda a quemar calorías y eliminar toxinas.

• Para mejorar la respiración y prevenir enfermedades respiratorias. La brisa marina, que actúa como un espray natural rico en yodo, ayuda a eliminar la mucosidad, a mejorar la respiración y a regular la glándula tiroides.

•Para reducir el estrés y tratar la ansiedad. El alto contenido en magnesio del agua del mar ayuda a relajarse, oxigena el organismo y tiene una acción sedativa sobre el cuerpo. La brisa del mar, además, también aporta un alto contenido de iones negativos que potencian las defensas de nuestro cuerpo y favorecen la serotonina, una hormona que produce sensación de bienestar.

beneficios para la salud

El agua es el único elemento de la naturaleza que puede encontrarse en estado sólido, líquido y gaseoso. Los cambios en el estado del agua se producen a causa de la proximidad de sus moléculas. El hielo no es más que el estado sólido del agua, que se forma a una temperatura inferior a los 0 ºC, y esta agua en estado sólido también es muy saludable para nuestro cuerpo.

El hielo, un buen antiinflamatorio

El agua fría y, en consecuencia, el hielo son elementos vasoconstrictores, es decir, estrechan los conductos por donde pasa la sangre y disminuyen la circulación. Por este motivo, cuando sufrimos una lesión, nos ponemos hielo en la zona afectada. Al reducirse la circulación sanguínea, se evita que los tejidos se inflen y llega menos sangre a las terminaciones nerviosas, por lo que el dolor disminuye.

Con todo, debéis tener en cuenta que no siempre es adecuado aplicar hielo en las zonas lesionadas, ya que podéis provocar principios de congelación, o bien disminuir el riego sanguíneo de otras partes del cuerpo. Puede ser muy perjudicial ponerse hielo en el tórax, por ejemplo, ya que se corre el peligro de reducir drásticamente el flujo de sangre hacia el corazón.

Bañarse en agujeros de hielo

En los países nórdicos, es tradición bañarse en agujeros practicados en el hielo. El agua que está por debajo del hielo no supera los 0 ºC, ya que la capa de hielo la mantiene lo suficientemente caliente para que no se congele. El agua fría contribuye a mejorar la circulación de la sangre y a reciclar las células del organismo. Cuando disminuye la temperatura corporal, el flujo sanguíneo se acelera, lo que obliga al sistema linfático a generar más células y a eliminar elementos metabólicos residuales.

Se produce un efecto muy parecido cuando después de ducharos con agua caliente lo hacéis con agua fría, lo que es muy recomendable. Los vasos sanguíneos se estrechan y aumenta la circulación de la sangre.

Para tener una buena salud es importante estar hidratado. Es recomendable beber de 2 a 3 litros de líquido al día sin esperar a tener sed, a menudo y en pequeñas cantidades.

Hidratación en las personas mayores

El colectivo más vulnerable a sufrir problemas de deshidratación son precisamente las personas mayores, porque con la edad:
• La sensación de sed (que es el mecanismo que tiene el cerebro para avisarnos de que estamos deshidratados) disminuye.
• El mecanismo que regula la temperatura del cuerpo se deteriora.
• Es más frecuente sufrir otras enfermedades, y se suele tomar más medicamentos que causan pérdida de líquidos.
• El sistema inmunitario puede debilitarse, con lo que se tienen menos defensas para combatir la deshidratación.

Atención a los síntomas de deshidratación

• Dolor de cabeza
• Sequedad de boca
• Dificultad de concentración
• Cansancio
• Intolerancia al calor
• Aumento de la temperatura
• Taquicardia
• Ardor de estómago.

¿Agua envasada o del grifo?

Su calidad viene dada, sobre todo, por su origen. Será más buena cuantas menos fuentes de contaminación (agricultura, industria o población) existan en la zona donde se coge o cuanto más profundo sea el acuífero. Las aguas minerales naturales y las de fuente son las menos expuestas a contaminantes.

En nuestro país, el agua llega a nuestras casas con cloro. Se añade para evitar que puedan proliferar microbios durante el trayecto por la red de abastecimiento. En casa, podemos mejorar el agua del grifo con diversos aparatos (filtro de carbón activado, ósmosis inversa, descalcificadores o antiincrustantes) que extraen impurezas y mejoran su gusto. Pero desde el punto de vista medioambiental y para poder reducir residuos, es más recomendable tomar agua del grifo que agua embotellada.

beneficios para la salud

El baño de vapor tiene muchos beneficios para la salud. Lo saben muy bien las civilizaciones del Próximo Oriente, que han convertido los hammams en un elemento clave de su cultura. Relaja el sistema nervioso, acelera las funciones metabólicas, oxigena los pulmones y el sistema bronquial, limpia los poros de la piel y la suaviza y la hidrata.

¿Sauna o baño de vapor?

Se diferencian básicamente por su origen y por la temperatura. En el baño turco, la temperatura es más baja (entre 40 y 45 ºC) y el grado de humedad más alto, y en la sauna, en cambio, el calor es más intenso y seco (entre 80 y 100 ºC). En Finlandia, la sauna es prácticamente una filosofía de vida, y son pocas las casas en las que no hay una. Otra diferencia es la acción del calor en el cuerpo: en el caso de la sauna actúa de manera más superficial, se queda en la epidermis, mientras que en el baño de vapor penetra más profundamente. Las dos, sin embargo, son formas de utilizar la termoterapia, es decir, el uso del calor como agente terapéutico.

¿Cómo preparar un baño de vapor facial en casa?

1. Limpiaos la cara con jabón o desmaquillador.
2. Calentad agua, y una vez que haya hervido, incorporad o bien eucaliptos, o pétalos o aceites esenciales, o un saquito de té o de manzanilla.
3. Durante unos minutos, poned el rostro a unos cuantos centímetros del recipiente con agua caliente y colocaos una toalla en la cabeza para que el vapor no se escape.

Los beneficios de este baño de vapor son la limpieza y la oxigenación de la piel (más luminosidad, retraso en la aparición de arrugas, mejora de los efectos de los productos cosméticos, disminución del acné y de los puntos negros…).

 

La aportación de agua al organismo proviene mayoritariamente del consumo de líquidos, pero también del agua de los alimentos sólidos (las verduras, las frutas y las hortalizas son los que más contienen).

• Las frutas que tienen más agua (entre un 80% y un 90%) son la sandía, el melón, la naranja, el albaricoque, el arándano, el melocotón, la piña, la ciruela y las frambuesas. Son buenas opciones para merendar porque contienen menos azúcares que otras frutas.
• En las verduras, el contenido de agua oscila entre el 85% y 95% (pepino, apio, brócoli, lechuga y espinacas), aunque las hay que, como la patata, no sobrepasan el 55% de agua. Las verduras son, además, una excelente fuente de antioxidantes, minerales y fibra.
• El pescado y el marisco contienen entre un 65% y un 80% de agua. El pescado que contiene menos es el azul, por su mayor contenido en grasa (el atún y las sardinas contienen en torno al 45%).
• En las legumbres, el porcentaje de agua se reduce hasta un 65-75%.
• En las carnes y aves, el contenido de agua oscila entre el 60% y 75%.

La importancia del agua en la alimentación de los bebés

El organismo de un bebé cuenta con un 75% de agua. Esta cantidad va disminuyendo con la edad hasta que llega al 60% en el caso de las personas adultas, y disminuye todavía un poco más en las personas mayores. Por este motivo, durante los primeros meses de vida, la leche materna es el alimento ideal, ya que aporta todos los nutrientes y el agua necesarios. Si la lactancia materna no es posible o se opta por la alimentación con biberón, este se puede preparar con agua mineral natural, de mineralización débil, que tiene una composición constante.

 

Gracias a Agrupació Seguros