Educar en verde…educar entre verde

Educar en verde…educar entre verde

Educar en verde…educar entre verde

El medio ambiente no sólo hace posible la vida humana, como llevamos estudiando desde pequeños, sino que la hace mejor. Esto, aunque no lo hayamos visto en libros y revistas, también lo notamos cuando pasamos un fin de semana fuera de la ciudad, en un entorno rural, paseando por el bosque o simplemente escuchando los sonidos de la naturaleza.

Como ya vimos en un artículo anterior de Itinerantur, existe una bacteria en el medio ambiente que aumenta los niveles de serotonina. Sí, la serotonina, la también –y tan bien–llamada hormona de la felicidad que, entre otras cosas, regula nuestro estado de ánimo, inhibe la agresión y la ira, modula el apetito y el sueño, regula nuestra temperatura y mejora nuestra respuesta sexual. Además, ya desde niños, participa en el control de la actividad motora, cognitiva y perceptiva y regula la secreción de hormonas, como por ejemplo la del crecimiento.

¿Os suena? ¿Acaso no recordamos más y mejor las excursiones y convivencias del cole que las horas en el aula? ¿Sería más provechosa la observación y experimentación en la naturaleza que las fichas de repasar números? En definitiva: ¿serán más productivas las jornadas al aire libre que en un espacio cerrado?

Se habla cada vez más de las escuelas libres, de las escuelas que trabajan por proyectos… Diferentes maneras de enseñar –y educar–  alejadas de la manera tradicional que, en general, favorecen la independencia de los niños, la colaboración entre ellos y la experimentación con métodos mucho menos impositivos que los de antaño.

 

itinerantur educar en verde 1

itinerantur educar en verde 2

Educar en verde...educar entre verde

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

TE RECOMENDAMOS