Search

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

El Patrimonio de la Humanidad en Aragón se caracteriza por la arquitectura mudéjar fundamentalmente, con edificaciones únicas en España y en el mundo, aunando un crisol culturas (árabe, judía y cristina), lo cual merece la pena ir a visitar en familia. ¡Vívelo!

Arte Mudéjar en Aragón

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

La convivencia y simbiosis de técnicas y formas de entender la arquitectura, procedentes de la convivencia de las culturas judía, musulmana y cristiana, alumbraron un nuevo estilo denominado mudéjar, que alcanza su cénit en la ciudad de Teruel.

El estilo mudéjar, resultante de la convivencia cultural de judíos, musulmanes y cristianos, se erige como estilo arquitectónico en el siglo XII en la Península Ibérica. Se caracteriza por el empleo del ladrillo como material principal. El mudéjar no supuso la creación de nuevas formas ni estructuras (como el gótico o el románico), sino que reinterpretó, a través de las influencias musulmanas, los estilos occidentales. Se acepta que el estilo mudéjar nace en Toledo, como una adaptación de los motivos arquitectónicos y ornamentales (especialmente a través de decoración con yesería y ladrillo). El mudéjar se extiende hacia el norte (León, Ávila, Segovia, etc.) dando lugar a lo que se ha denominado “el románico de ladrillo”. En otras ciudades como Sahagún, Toro, Cuéllar, Arévalo y Madrigal de las Altas Torres, encontramos focos de arte mudéjar. El máximo desarrollo lo alcanza principalmente en Aragón, especialmente en Teruel (aunque también en Zaragoza, Utebo, Tauste, Daroca, Calatayud, etc.). Durante los siglos XIII, XIV y XV en la ciudad de Teruel se levantan las más imponentes torres del arte mudéjar, cambiando la fisonomía de la ciudad hasta nuestros días. Destacan la torre de la Catedral (1257), la torre de la iglesia de la Merced (tardía, del s. XVI), la torre de San Martín (1315), la torre de la iglesia de San Pedro (s. XIV) y la torre de la iglesia del Salvador (s. XII-XIII). El mudéjar de Teruel aporta una característica novedosa al producir la fusión entre el incipiente gótico y las influencias musulmanas que anteriormente se habían superpuesto al románico tardío. Su mejor muestra son estas torres de planta cuadrada y grandes superficies decoradas con cerámica vidriada y ladrillo rojo.

Iglesia de San Pablo: El testimonio más valioso del estilo mudéjar de Zaragoza 

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

Se levantó para sustituir a la antigua ermita románica de San Blas. Es un templo de nave única, capillas entre los contrafuertes y cabecera poligonal de cinco lados. El interior está cubierto con bóvedas de crucería y cañón apuntado. Fue en el siglo XV cuando se añadieron dos naves laterales y en los siglos XVI, XVII y XVIII cuando se abrieron las capillas. Uno de los mayores puntos de interés de este monumento es su magnífica torre de ladrillo de planta octogonal (exterior e interior). Destacan también la fachada del lado norte de estilo gótico y el Retablo Mayor realizado en madera dorada y policromada por el escultor renacentista Damián Forment en 1515 con la imagen de San Pablo. Forma parte de la Arquitectura mudéjar de Aragón nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Iglesia de Santa María de Tobed (Zaragoza): Fruto de la influencia de las órdenes militares en la región.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

Es un estupendo ejemplo de iglesia-fortaleza del mudéjar aragonés. Se trata de una iglesia situada en Tobed, de nave única con capillas laterales y cubierta con bóveda de cañón apuntado. La cabecera es recta, abierta por tres capillas. Los tramos principales se cubren con bóvedas de crucería mientras que los de separación se cubren con cañón apuntado y apoyan en las torres-contrafuertes. Estas torres son, junto a la tribuna o andador, los que dan el carácter defensivo-militar a la iglesia. La decoración exterior se compone de paños de ladrillo resaltado formando bandas con motivos geométricos y bandas de azulejos en punta de flecha. En el interior, es un templo especialmente rico en pinturas y ornamentación mudéjar y se atribuye al arquitecto del Papa Benedicto XIII, Mahoma Rami, que posiblemente dirigiera las obras de construcción. El visitante no puede perderse el presbiterio con sus motivos geométricos islámicos, la capilla de la Virgen y sus azulejos de Muel del siglo XVI de colores azul, verde y amarillo y el altar mayor de estilo barroco. Forma parte de la Arquitectura mudéjar de Aragón nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Catedral de Santa María de Mediavila (Teruel).

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

La torre, la techumbre y el cimborrio forman parte del Patrimonio Mundial UNESCO.

El templo se erigió sobre la iglesia de Santa María de Mediavilla. Posee tres naves de mampostería y ladrillo, como consecuencia de la ampliación de la anterior estructura románica de 1171. El morisco Juzaff fue el responsable de las obras que sustituyeron los ábsides románicos por los gótico-mudéjares, de los cuales se conserva el de la capilla mayor. La torre mudéjar data del siglo XIII y presenta un paso inferior cubierto por una bóveda de cañón apuntado que da acceso a la calle. Es de planta cuadrada y posee tres cuerpos profusamente decorados con cerámica. El artesonado de la nave central, con armadura de par y nudillo, es el más representativo de la época por su gran valor arquitectónico y decorativo. Mide 32 metros de longitud y data del siglo XIV. El cimborrio de la nave central es del siglo XVI.

Iglesia y Torre de San Pedro (Teruel): La hermana pequeña de la catedral.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

La torre es de factura parecida a la de la catedral, pero de menor dimensión y de fecha posterior.

Es una construcción mudéjar del siglo XIV. La torre es de ladrillo y cerámica incrustada. El exterior de la iglesia también está decorado con azulejos, con ábside poligonal reforzado con torreones. En su interior consta de una única nave de bóveda de crucería y capillas laterales. El retablo del altar mayor es renacentista. En el lado de la Epístola está situada la capilla de los Amantes, aunque sus sepulcros están en una dependencia contigua a la iglesia.

La Seo o Catedral de San Salvador de Zaragoza: Crisol de culturas.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

Las transformaciones de este monumento dan cuenta de muchos y variados estilos arquitectónicos.

Ya en el siglo I a de C. se ubicó en el mismo lugar una basílica, que en época de los visigodos se denominó Iglesia de San Vicente. También fue mezquita. Pero fue en el siglo XII cuando se construyó sobre todas ellas el primer templo cristiano, al que se le dio orientación Norte en lugar de Este, como era típico en la época, para no coincidir con la dirección de las oraciones musulmanas hacia La Meca. Posteriormente se hicieron cambios. La Seo recoge también los estilos gótico, mudéjar, renacentista y barroco. De éste último es la Puerta Principal, fechada en el siglo XVIII. En su interior se puede visitar el tesoro catedralicio, entre el que se encuentran los célebres tapices.

La Iglesia y Torre de San Martín (Teruel): El paso a la ciudad.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

La iglesia de San Martín ya existía en 1196, pero el templo actual es obra de finales del siglo XVII.

Tiene tres naves, girola, bóveda de cañón con lunetos en la nave del centro y de arista en las laterales. La parte más antigua es la torre gótico-mudéjar fechada en 1315. Está decorada con ladrillo y placas de cerámica, es de planta cuadrada. En la base tiene una bóveda apuntada que da paso a una calle.

La Iglesia y Torre del Salvador (Teruel): La gemela de la torre de San Martín.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

Esta torre es casi idéntica a la de San Martín en su traza y decoración.

Data de comienzos del siglo XIV, aunque debido a un derrumbamiento fue reconstruida en 1677. Es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón, sus muros están decorados y tiene capillas laterales. La torre consta de varias fajas limitadas por labores de azulejos formando rombos, cenefas y arcos de medio punto, y decoradas con azulejos de colores blanco y verde.

El Palacio de la Aljafería: Un palacio árabe en el corazón de Zaragoza.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

Fue construido como lugar de recreo. Sirvió también de edificio defensivo.

Es un Castillo-Palacio árabe del siglo XI. Todavía se conservan restos de su recinto fortificado. Es un palacio de planta cuadrangular y con torreones redondeados, excepto uno de ellos, que se conoce como Torreón del Trovador y que es de planta rectangular. Las estancias se disponen alrededor del patio abierto al cielo. Sus techumbres, artesonados y decoración con yeserías son algunos de sus mayores encantos. Actualmente es sede de las Cortes de Aragón.

Iglesia Parroquial de Santa Tecla de Cervera de la Cañada (Zaragoza): Perfecto ejemplo de iglesia-fortaleza del mudéjar aragonés.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

Esta iglesia-fortaleza fue construida por el maestro Mahoma Rami y está adosada al torreón de un castillo construido con anterioridad. Su exterior se caracteriza por sus dos torres-contrafuertes y un andador y por tener una portada gótica con yeserías. De nave única de tres tramos, su ábside es poligonal y posee capillas laterales entre los contrafuertes sobre los que corre una tribuna. En el coro se puede encontrar un alfarje o techumbre plana de madera decorado y pintado con motivos heráldicos y geométricos junto con una inscripción en la que se lee el maestro de obras y el año de finalización de la iglesia. El interior está abundantemente decorado con pinturas y yeserías talladas con motivos geométricos y vegetales que tapan completamente los muros. Destacan las bóvedas nervadas decoradas con dragones negros y los grandes rosetones florales gótico tardíos. Forma parte de la Arquitectura mudéjar de Aragón nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Colegiata de la Asunción de la Virgen de Catatayud: Una de las obras arquitectónicas más importantes del arte mudéjar aragonés.

Patrimonio de la Humanidad en Aragón

La iglesia combina elementos mudéjares, renacentistas y barrocos. Se construyó en el siglo XIV y sus elementos más destacados son su claustro mudéjar y su torre de planta octogonal, ambas del siglo XV. La torre es de las más altas mudéjares de Aragón, con casi 72 metros. El interior del templo se caracteriza por su amplitud con una planta rectangular de tres naves. Por su parte, las capillas laterales fueron abiertas a partir del siglo XVII. A la iglesia también se la conoce como Colegiata de Santa María la Mayor y forma parte de la Arquitectura Mudéjar de Aragón declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Para más información consultar la web: http://www.spain.info/




Close