Search

Recetas con fresas

¡Es tiempo de fresas y nos encantan! Esta fruta de temporada además de saludable, no tiene casi calorías pero sí vitaminas y mucha fibra, está deliciosa y su color rojo da mucha alegría a todos los platos. Las fresas anuncian la llegada de la primavera, anímate a preparar estas riquísimas recetas…

Tarta de fresas

Es una tarta clásica, fácil y rápida. Estupenda para preparar con lo peques una tarde e incluso ideal para celebrar un cumpleaños.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 75 gr. de azúcar
  • 75 gr. de mantequilla o margarina
  • 150 gr. de harina
  • Un sobre de azúcar avainillado
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de levadura tipo Royal
  • 750 gr. de fresas
  • Mermelada de fresa
  • 2 cucharadas de leche

Preparación

Preparamos primero las fresas, limpiándolas, quitándoles el tallo y cortándolas por la mitad. Las ponemos en un recipiente junto con media taza de azúcar aproximadamente y un poco de zumo de limón o de naranja, lo removemos bien y lo dejamos unos 15 minutos mientras preparamos la masa.

A continuación, preparamos una base de bizcocho para la tarta. Para ello, en un recipiente ponemos la mantequilla o margarina derretida, con una batidora lo vamos batiendo y poco a poco añadiendo el azúcar, los huevos, el azúcar avainillado y la sal. Añadimos también la harina y la levadura y seguimos batiendo mientras vamos añadiendo poco a poco las dos cucharadas de leche hasta que la masa esté lista.

Precalentamos el horno a unos 200ºC. En un molde de tarta plano de unos 25 cm. de diametro vertemos la masa hasta que cubramos el molde y lo dejamos en el horno aproximadamente 20-25 minutos.

Sacamos la base de bizcocho del horno, la sacamos del molde y la dejamos enfriar a temperatura ambiente. Ahora sacamos las fresas del recipiente donde las teníamos y las secamos. Colocamos las fresas encima de la base de bizcocho a nuestro gusto, hasta que la cubramos.

Para recubrir las fresas, y que se queden fijas, tenemos varias opciones. Una de ellas es disolver unas láminas de gelatina neutra (que habremos hidratado previamente en agua fría) en un cazo de agua caliente con un poco de azúcar, removiendo bien hasta que se disuelva. Cuando se temple un poquito echamos una pequeña cantidad sobre las fresas y las metemos en el frigorífico unos minutos. Y luego sacamos y echamos el resto. Otra alternativa es utilizar Tortenguss, que es un preparado especial para tartas que les da brillo y consistencia parecida a la gelatina.

Una buena alternativa es calentar un poco de mermelada de fresa hasta que se quede más liquida y repartirla bien por encima de las fresas.

Finalmente dejamos reposar un rato hasta que las fresas se fijen bien a la masa y ya podemos disfrutar de esta exquisita tarta.

 

 

Postre con fresas y yogur

Con una presentación en vasitos muy bonita y un toque decorativo de chocolate, este postre encantará a vuestros hijos y al tiempo comerán su ración de fruta y yogur. 

Ingredientes (para cada vasito)

  • 1 yogur (natural, griego o del sabor que más les guste)
  • 1 puñadito de fresas
  • 1 puñadito de M&M

Preparación

Cortamos una o dos fresas en láminas y ponemos dentro del vasito, pegadas a él, para que se vean bonitas desde fuera. Cortamos el resto de las fresas en daditos.

Removemos el yogur y vertemos tres cuartas partes en el vasito. Ponemos encima las fresas en daditos, y, sobre estas, el resto del yogur.

Decoramos con los M&M. ¡A comer!

 

 

Smoothie de fresa

Ingredientes:

-una taza de fresas

-una cucharada de miel

-media taza de leche (puedes usar también leche vegetal o desnatada)

-un cuarto de taza de yogur

-dos cucharadas de chocolate negro

Preparación:

Lavar bien las fresas y cortarlas, en trozos no muy pequeños, es sólo para facillitar el licuado. Reservar algunas fresas para decorar el smoothie a la hora de servir. Incorporar las fresas, la leche y el yogur a la licuadora, el yogur da una textura más espesa y cremosa al batido. Añade por último la miel y licua hasta que se mezclen bien todos los ingredientes. Prueba el batido, puedes agregar un poco más de miel o leche según el dulzor y la textura que desees conseguir. Para decorar, mete el chocolate unos segundos en el microondas, introduce en el chocolate fundido una fresa, dejando la parte superior sin chocolate. En esta parte realiza un corte y coloca la fresa en el borde del vaso. Así conseguirás un smoothie sano, refrescante, con muchas propiedades nutritivas y muy bonito a la vista.