Caxton College, libertad creativa en las aulas infantiles

Caxton College, libertad creativa en las aulas infantiles

Caxton College, libertad creativa en las aulas infantiles

Escuela Infantil Caxton College. Británicos desde el primer año

Caxton College vertebra su escuela infantil prestando especial atención al bilingüismo, al trato individualizado y a la incorporación progresiva del currículum británico.

Caxton College recibió en 2017 el prestigioso reconocimiento internacional “British School Overseas” que le otorgó la inspección educativa británica Cambridge Education y NABSS (National Association of British Schools in Spain) con la máxima calificación: Outstanding (Excepcional). En una nueva auditoría educativa, realizada en 2020 por la Independent Schools Inspectorate (ISI), organismo avalado por el Gobierno Británico, Caxton College revalida su certificado BSO, de nuevo con la nota más alta posible (Excelente) en todas las áreas evaluadas.

Para concertar una visita on-line y hacer un tour virtual pincha aquí.

En este colegio británico de Puçol, sus alumnos se incorporan paulatinamente al currículum británico con un solo año de edad para comenzar a desarrollar proyectos colaborativos y creativos bajo el paraguas de la sostenibildad.

Escuela Infantil Caxton

Cada clase cuenta con un profesor nativo inglés y otro español, junto con un ayudante. Además, el aprendizaje en sus aulas, abiertas a la naturaleza, es otro de sus grandes atractivos.

Además, el dinamismo y la creatividad de su programa pedagógico, junto con un profesorado que interactúa a diario con los padres para informarles con precisión de la vida escolar de sus hijos, son algunos de los puntos fuertes de esta propuesta innovadora.

Las clases están diseñadas para que el niño comience, desde el primer día, a desarrollar sus capacidades cognitivas y sociales en un ambiente de juego. Y lo más destacado es que lo hace con la cercanía y la familiaridad de un hogar.

Rincones de aprendizaje: Caxton College Instalaciones

Las aulas se dividen en múltiples rincones lúdicos orientados, cada uno de ellos, a un objetivo de aprendizaje concreto. “Los niños de estas edades tan tempranas tienen mucha curiosidad por explorar y descubrir su entorno. Por eso, es importante que les demos autonomía y se sientan libres para ir de una zona a otra del aula y, a través del juego creativo y el apoyo de los profesores, adquieran nuevas habilidades”, asegura Ana Algaba, coordinadora de educación infantil de primer ciclo en Caxton College.

A través de estas áreas didácticas, “estimulamos la imaginación de los niños mediante juegos simbólicos, materiales naturales, lecturas creativas, role plays, métodos de relajación, etc., para que aprendan sin darse cuenta”, comenta la profesora Algaba.

Al ser los niños los que voluntariamente escogen lo que quieren hacer en cada momento, este sistema es muy motivador y, por ello, el aprendizaje es más significativo.  “Sí que llevamos un control para comprobar que todos los niños pasen por las distintas áreas de aprendizaje a lo largo de la semana, de forma que se vayan cumpliendo los objetivos que nos hemos marcado. Si no es así, los vamos guiando para que estos espacios les sean atractivos y vayan progresando”, matiza Algaba desde una de sus aulas.

Contacto con la Naturaleza

Caxton College dispone de instalaciones diferenciales: Otro de los factores diferenciales de este modelo educativo es que la naturaleza que los alumnos encuentran en los patios de recreo se convierte en una extensión del aula. De este modo, disfrutan también de zonas de aprendizaje al aire libre. Así, en un entorno natural, adquieren conocimientos, entre otras cosas, sobre cómo crecen los alimentos en un huerto ecológico que a diario observan y cuidan con sus profesoras. Este contacto ecológico les motiva, por ejemplo, a probar más variedad de alimentos y a inculcarles hábitos de comida saludables.

Método Montessori y Gardner

Este sistema educativo infantil respeta el ritmo de cada niño. Las clases se personalizan en función de sus necesidades, y de hecho las profesoras no diseñan una programación anual sino que la preparan semanalmente en función de cómo evolucionan los alumnos, “siguiendo la metodología de María Montessori pero sin dejar de lado las aportaciones de Howard Gardner sobre inteligencia emocional”, comenta desde el Colegio Británico Caxton College.

Por otra parte, en cada clase hay una profesora española y otra nativa inglesa, de forma que los niños practican a diario vocabulario en los dos idiomas mientras siguen el currículum británico. Esto es muy positivo puesto que se les facilita la transición al siguiente ciclo educativo. Asimismo, es muy efectivo que escuchen y practiquen inglés en el momento que mayor plasticidad tiene su cerebro para el aprendizaje.

Relación con los padres

Además del cuidado y atención que reciben los alumnos a todos los niveles, este centro educativo fomenta a diario, de una manera muy especial, la relación con los padres. Las profesoras entregan y reciben a los niños directamente, hablan el tiempo que sea preciso para atender dudas, necesidades y, sobre todo, para que vean que su hijo es feliz en el colegio. Además, por medio de una app personalizada de evaluación continua y una agenda escolar, los padres interactúan con el profesor a diario. “De este modo, los padres nos perciben como un colegio muy familiar y cercano, como una burbuja protegida dentro del colegio donde todo ocurre con la serenidad que merece la educación de alumnos tan pequeños”, confirma Algaba desde uno de los rincones de lectura del aula.

Por último, cabe destacar que el sello de calidad BSO (British School Overseas) que reconoce la excelencia educativa a Caxton College representa la esencia del sistema británico por lo que su escuela infantil recoge en sus aulas ese testigo de refinamiento formativo.

Colegios preparados para cambiar el mundo

En Caxton College tienen la llave maestra para formar a ciudadanos comprometidos, capaces de conquistar un futuro que se aleje de la crisis humanitaria y climática a la que, parece, estamos abocados si no viramos el rumbo. Esta labor de concienciación se puede poner en práctica desde el momento en el que un alumno pisa por primera vez un aula de infantil.

Los profesores harán especial hincapié, no solo en promover las habilidades cognitivas del alumno, sino en tratar de hacerle ver que el respeto, la justicia y la ética son destrezas que forman parte de su formación. De este modo, se les inculca un sentimiento de responsabilidad social, a modo de semilla, para que en el futuro brote de ellos la necesidad de impulsar propuestas relacionadas con la sostenibilidad del planeta.

Las nuevas generaciones de consumidores son cada vez más exigentes con las empresas con las que se relacionan. No satisfechos con la calidad del producto, exigen que lo fabriquen de manera sostenible y responsable. “En el colegio somos conscientes de esta realidad y desde nuestro primer ciclo de educación infantil de 1 a 3 años –Baby Caxton– trabajamos con acciones muy concretas como el cuidado de un huerto ecológico que ayuda a los más pequeños a generar hábitos y estilos de vida saludables”, confirma La Directora con este criterio se persigue que los alumnos sean capaces de alcanzar una nueva cultura de vida que los convierta en los grandes valedores de un orden mundial más equitativo.

Caxton College, libertad creativa en las aulas infantiles

Calle Mas de León, 5, Puçol Valencia, 46530
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

TE RECOMENDAMOS

Julio Verne

Julio Verne School

Julio Verne School ofrece una formación basada en valores y enmarcada en una escuela activa que promociona la actividad física, los proyectos solidarios, los medioambientales y un estilo de vida saludable.