Search

Clases de natación para niños en Valencia

Las clases de natación para niños en Valencia son una de las actividades deportivas más completas porque aportan muchos beneficios tanto psíquicos como físicos en los primeros años de vida.

Tras nueve meses de vida acuática intrauterina, están cada vez más de moda las clases de natación para niños especializadas para bebés, conocidas como matronatación, ya que se ha comprobado que los niños menores de un año se adaptan mucho más rápido al agua y no tienen temor a ella. Pero lo que llamamos natación para bebés poco tiene que ver con el aprender a nadar tal y como la mayoría de personas lo entienden.

El objetivo más importante de las clases de natación a edades tempranas se centra en reforzar el vínculo de amor y confianza entre la madre o el padre y el bebé y permite que ambos compartan y disfruten una experiencia de juego que les aportará numerosos beneficios. Entre ellos, cabe destacar la mejora del desarrollo psicomotor y el fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio. También ofrece beneficios a nivel psicológico como el fortalecimiento de la relación afectiva bebé-mamá-papá, la socialización sin traumas en un ambiente lúdico así como la ayuda que supone para que el bebé se relaje y se sienta cada vez más seguro.

Muchas familias buscan Piscinas Municipales en Valencia para llevar a sus hijos a clases de natación. Algunas de las más solicitadas son la Piscina del Polideportivo de Marxalenes, Piscina del Polideportivo del Carmen, Piscina Polideportivo de Benimaclet y  Piscina Polideportivo de Orriols.

Edades

Respecto a las clases de natación para niños más mayores es importante iniciarlas a una edad adecuada. Según la Asociación Americana de Pediatría, la edad ideal para empezar es cuando el niño ha alcanzado un desarrollo motor adecuado, lo cual suele suceder entre los cuatro y los cinco años de edad. A estas edades, la natación, más que una práctica deportiva es una actividad de entretenimiento y recreativa para el niño. Le permite jugar, socializarse, divertirse y descargar una gran cantidad de energía. Será entre los nueve y los once años cuando podrá comenzar a practicar la natación de forma más competitiva.

Beneficios

Son innumerables los beneficios que las clases de natación aportan a bebés y niños. Desde el punto de vista social, se puede afirmar que la clase de natación es una de las primeras propuestas que el niño recibe, donde interviene un maestro o monitor y que a menudo es compartida también por los padres. Se inicia así la socialización, desarrollándose como personas y comunicándose con su entorno de una forma natural. Además, aprenderá a relacionarse con otros niños, a compartir con ellos y a realizar actividades en compañía de otras personas. El niño adquiere así más confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo. Además de que los niños lo pasan en grande en las piscinas, existen infinidad de juegos para niños en las piscinas que te animamos a que practiques con tus hijos.

Desde el punto de vista fisiológico esta actividad sirve para fortalecer el corazón y los pulmones, gracias a los ejercicios de respiración que se realizan en el agua. Asimismo, supone un gran refuerzo para el sistema inmunológico del niño.

También cabe destacar que numerosos estudios científicos señalan que la práctica de este ejercicio en los primeros años de vida aumenta el coeficiente intelectual ya que los niños desarrollan una mayor percepción del mundo que les rodea lo que les otorga después mayor capacidad de concentración.

La práctica de la natación ayuda a los bebés y niños a adquirir mayor seguridad e independencia, a mejorar la coordinación, el equilibrio y la fuerza muscular y a estimular su capacidad de juego.

Las clases de natación para niños son ideales y se pueden combinar con otras actividades extraescolares como las clases de inglés, cursos de robótica




Close